Radio en vivo
Derechos: RADIO WEPA

\'Extraterrestres en Ecuador\': la noticia por radio que causó tragedia La transmisión radial en 1949 que hizo creer a los ecuatorianos que estaban ante el fin del mundo.


Portada del diario ‘El Comercio’, en conjunto con el periódico ‘El Día’, tras el incendio provocado por la furia de los ciudadanos ante la emisión de ‘La guerra de los mundos

Fecha | Vistos 238 Presentaciones

Una noche, hace 71 años, los ecuatorianos escucharon desde la intimidad de sus casas una voz que les anunciaba el fin del mundo. La emisora Radio Quito dio la noticia de una invasión marciana, sin especificar que era una adaptación de la novela La guerra de los mundos, de H. G. Wells. Cuando se reveló la mentira, el miedo fue sustituido por la ira. Una multitud incendió la emisora, sede también del diario El Comercio. Seis personas murieron y el autor de la radionovela, Leonardo Páez, fue castigado con el repudio y el exilio. Este es el relato de una noche en la que, como ahora, con la pandemia y el confinamiento, la vida sucedía a través de los medios de comunicación.

“¡Buenas noches, queridos amigos del aire! ¡Son las nueve en el territorio nacional! ¡Tendremos hoy, óiganlo bien, una noche verdaderamente inolvidable, inolvidable, dable, ble, ble!”*. El locutor Raúl López no mentía. Sus palabras se multiplicaron una vez pronunciadas, reproducidas por los miles de receptores de radio que rompían el silencio de la noche del 12 de febrero de 1949 en las casas de Quito, a la espera del programa del dúo Benítez y Valencia. Pero cuando los cantantes llegaban con esfuerzo a una nota aguda del pasillo \'Para mí tu recuerdo\', la voz de López volvió a aparecer para hacer un anuncio de último minuto: “¡Nos invaden los marcianos, marcianos, cianos, nos, nos!”. Y no hubo más música. El fabuloso programa de la canción criolla, de Radio Quito, la voz de la capital, se convirtió en los minutos siguientes en el cubrimiento en vivo del fin del mundo. (Le puede interesar: Relato de una invasión extraterrestre en New Jersey) “Estimados radioescuchas, la civilización está herida de muerte. Ese es el hombre en su tragedia. Es la especie frente a su desaparición... ¡Por irremediable, señores, aceptemos lo irremediable!”, dijo López, antes de abandonar la transmisión.